La imagen atraviesa a la persona, a la sociedad y a la cultura como forma imperante de comunicación, produciendo modificaciones que son esenciales, desde lo biológico hasta lo cultural, en especial desde planos no conscientes

Tatiana Merlo Flores. Instituto de investigación en Medios de Buenos Aires. Argentina.

Nos encontramos inmersos en la cultura visual, donde las imágenes se suceden unas a otras a nuestro alrededor. Como fotógrafa es un momento maravilloso, comparar diferentes puntos de vista de la misma realidad, la interacción con otros fotograf@s, la producción y distribución instantánea de imágenes, un sistema de comunicación sin precedentes.

En ocasiones este estímulo constante mediante el color y la imagen, no nos da tregua y no nos permite su asimilación. En los momentos que me encuentro sumidad en este limbo de colores e imágenes proyectadas en mi entorno, mis ojos se refugian en imágenes monocromas. Estas imágenes en blanco y negro me trasladan a un espacio atemporal, a un momento en que la imagen tenía un valor casi absoluto ya que era un bien para privilegiados, con las que al capturar un instante, el fotógrafo intenta narrar un trozo de vida de los objetos y sujetos que en ella aparecen. Estos pueden ser elucubraciones mías pero al extirpar la gama cromática de estas fotos nos quedamos con la historia en sí, la verdadera, cruda y sin adornos “la esencia” eso es para mí la foto en Blanco y Negro.